El efecto Robinson “De aquí se sale, solo”​

Hoy deberías empezar a preparar tu mente para cuando vuelvas a la “normalidad” y te des cuenta que estas en una isla desierta, sin recursos y con un escenario desconocido donde todo está perdido o escondido a tu vista. Tendrás que elegir entre tomar decisiones o esperar una ayuda que nunca llegará. Lo primero que deberás hacer es tener conciencia que de esta tienes que salir solo. Todo lo que estas escuchando ahora, serán cantos de sirena cuando llegues a tu isla desierta serás un náufrago más, un olvidado más.

Creo que todos conocemos la historia de Robinson Crusoe, un joven de clase media que de repente se encuentra en una isla desierta sin nada de todo aquello que tenía asumido en su vida como normal, cosas tan sencillas con abrir el grifo y beber agua, hoy en su isla se convertían en retos de vida o muerte.

En unos días, semanas o meses volveremos a nuestras empresas y en muchas ocasiones lo que nos encontraremos será una isla desierta, solitaria y abandonada.

Tendremos los mismos sentimientos y sensaciones del náufrago, abandono, soledad y miedo.

Esto que escribo viene de un Robinson que algunas veces consiguió vencer a la isla y otras no. Con los años aprendemos como salir victoriosos de nuestras islas y esto lo quiero compartir contigo hoy.

Tienes que saber que por mucho que te escriba hoy, deberás salir solo mañana.

Hoy quiero que empieces a prepararte para cuando llegue ese momento, y primero sobrevivas, para después ganar ventaja sobre la situación.

No olvides que aunque te pueda sonar como palabras vacías en muchas ocasiones y sobre todo cuando estas mal y desconcertado, incluso en ocasiones te acuerdas de la familia del que las pronuncia, esta frase es vital para ti ahora y absolutamente cierta, siempre y cuando tu actitud sea la correcta. .

Las crisis están llenas de oportunidades, si tienes la actitud correcta para verlas. Miguel Alemany

Todo tiene que ser por orden, primero superar la situación y después obtener beneficios.

Si de verdad te encontraras en una isla solo, en un escenario desconocido y hostil, cuales serían las primeras acciones que deberías tomar.

Son tres los aspectos que tienes que controlar y son en este orden.

1.- Conocer la isla. Lo desconocido te produce ansiedad e incertidumbre. Esto hará que te paralices y tu mente estará buscando culpables, reconocimiento de tu pena o cualquier otra limitación mental, recuerda, es tu isla y estas solos. Repito, es tu isla y estas solo.

Conocerla, conocer el nuevo escenario, donde esta el agua, la comida, el refugio antes de que llegue la noche. Todo lo básico, beber, comer y dormir.

Las desgracias sobrevenidas sin avisar, rápidas, repentinas son muy difíciles de solucionar pues nuestra actitud estará machacada por la fuerza de lo desconocido, nuestro cerebro lo primero que hace es empezar a valorar los motivos y deja para más adelante las soluciones. Esto en muchas ocasiones hace que nuestros negativos sean más poderosos que nuestras soluciones.

Con los años todos los náufragos ya hemos descubierto que la incertidumbre es la primera situación que debemos superar. Los nuevos náufragos fracasan cuando llega la noche y no buscaron refugio, alimento y fuego.

Y no bajo el prisma derrotista de “me puedo preparar para lo peor” Simplemente prepararme.

Tenemos que ser capaces de visualizar nuestra isla, conocerla y sentirnos cómodos en ella. Verlo como un reto y nunca como un fracaso.

Cuales son los problemas con los que me voy a encontrar, si es que los conozco, pues está claro que cuando vamos a escenarios nuevos no sabemos dónde estamos. No invento, ni imagino. Nuestra mente tiene una mala costumbre de ver cosas negativas, lo bueno es saber que en un 99% de las veces no se cumplen.

Haz un plano de tu isla, donde están los peligros, la fruta, caza, pesca y sobre todo el refugio mental donde descansar al final del día.

Conocer, descubrir lo bueno y lo malo, mata la incertidumbre

2.- Acción. La parálisis del análisis, buscar la respuesta idónea, el momento perfecto. Esto es como dejar de fumar, lo dejas y punto. Todo lo demás, son excusas, pues en el fondo no quieres.

¿Qué sucedería si ya supiéramos que vamos directos a la isla? Verdad, lo que acabas de pensar es fundamental para que consigas salir adelante en tu isla desierta. Me puedo preparar.

Un naufragio anunciado es una enorme ventaja. !!ÚSALA!!

La muerte de un náufrago es la indolencia. Pensar que no podrá superar la situación y que morirá de sed y de hambre. Albergar una y otra vez que no merece la pena buscar soluciones, puesto que estas en una isla desierta y vas a morir de todas formas. El universo tiene la mala costumbre de darnos la razón, y si crees que no puedes, no puedes.

Lo primero que muchos hacen es pedir ayuda, olvidándose de ayudarse primero a ellos mismos.

Que lleguen a rescatarte, es importante, pero que cuando lleguen, estés vivo, lo es mucho más.

Ponerse en Acción ahora, que tienes agua saliendo del grifo es mejor que esperar a que la sed no te deje avanzar. Analiza los recursos que tiene la isla, aprende a trabajar con los que tienes, por muy escasos que estos sean, olvida lo que te falta.

No hay texto alternativo para esta imagen

No pierdas el tiempo buscando ayuda, no es el momento. La frustración de saber que a los náufragos no le importa a nadie, se convertirá en rabia y esta, no te dejará pensar con claridad.

“Es muy fácil decirlo”, sería lo que un náufrago indolente podría pensar, aquí la palabra fácil no tiene cabida, todo es complicado y difícil, estas solo en una isla desierta luchando a vida o muerte para sobrevivir. Y eso, no es nada fácil.

No dejes ni un solo día de explorar tu isla, y buscar dentro de ella que puedes encontrar que te ayude. Unos días encontrarás cosas buenas, otros, serás atacado por alguna alimaña y muchos ni una cosa, ni otra. Estos últimos son los peores, los días sin acción, en los primeros tienes la motivación de lo avanzado, lo conseguidos, otros, son de lucha, defender tu vida, si lo consigues, produce grandes satisfacciones, y si mueres, se acabaron los problemas del náufrago.

Los peores días, sin lugar a dudas, son aquellos que nada sucede, aprende a combatirlos, serán los más peligrosos. debes evitar por todos los medios tener días inactivos, tibios, mediocres. La acción, explorar te llevará al conocimiento, de lo bueno y de lo malo, recuerda siempre que el conocimiento que viene de la acción alivia la incertidumbre, que es tu peor enemigo en la isla.

Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto. Leonardo Da Vinci

3.- El presente. Llegó el momento del presente. No existe pasado, los recuerdos de lo que tuve, perdí o como era mi vida ahora no tiene cabida, no tenemos tiempo para la nostalgia o la añoranza. Tu situación es sobrevenida.

No existen soluciones de lo no vivido en el pasado. Miguel Alemany

Los seres humanos tenemos una insana manía de pensar que “si hubiera hecho las cosas de otra manera”, como si eso fuera posible, hacerlas y conocer como hubiera sido el resultado. En un naufragio sobrevenido en nuestras primeras etapas, las de sobrevivir primero y adaptarme después no tiene cabida. El pasado, no existe.

Somos náufragos y debemos preocuparnos de las cosas y ponernos en acción, entre el amanecer y la puesta de sol. En incertidumbre los pensamientos de futuro la hacen muy peligroso, pensar en que nos espera, como será mi vida mañana, si lloverá, hará frío, si tendremos mañana para comer.

No te preocupes del mañana, ocúpate del hoy.

No hay texto alternativo para esta imagen

Estos pensamientos de futuro incierto lo único que harán será paralizar tu acción. Más adelante cuando tengas controlada la supervivencia y estés adaptado, ya podrás pintar un “SOS” en la arena de la playa.

Decía Robinson que para sobrevivir en la isla necesitaba,

“liberar los pensamientos que a diario me afligían”

Saber que naufragarás y que estarás en una isla desierta, tiene que ser sin duda, tu ventaja competitiva con el resto de los náufragos piensan que mamá estado les traerá el vaso de leche caliente por la noche a la isla.

Muy pronto aprenderás a ver lo que otros no ven, eso sucederá en el momento de la adaptación, mientras otros estén sumidos en la desesperación del náufrago, tú estarás poniendo en práctica tu plan. Además, en tu búsqueda llegaran a tu lado muchos Viernes dispuesto a sobrevivir contigo.

“No pienso, pues quiero seguir existiendo, simplemente, !!ACTÚO!! Miguel Alemany