ACTITUD MENTAL POSITIVA: Un camino hacia el éxito

ACTITUD MENTAL POSITIVA: Un camino hacia el éxito

Hoy por casualidad he visto un libro que me acompaña la friolera de veinticinco años, me acompañó en los viajes interminables de avión y esperas de aeropuerto. Al recordar el libro y su contenido me pude dar cuenta de cómo sus enseñanzas marcaron mi forma de enfocar la vida.

Se que muchas personas (incluso yo en algunos circunstancias) piensan que la aptitud es más importante que la actitud, está claro que si te operan a corazón abierto, “lo acto” que sea el cirujano es más importante que su actitud.

Los 17 principios del éxito que en su interior se enumeran y describen son de una calidad extraordinaria, tanto que merecen ser aprendidos y memorizados.

Cuenta con una infinidad de historias realmente inspiradoras, muchas de ellas de grandes hombres como Andrew Carnegie, Henry Ford… entre otros, y que sin duda alguna te conducirán a adquirir la actitud mental necesaria para alcanzar el éxito en tu vida, es decir, una Actitud Mental Positiva.

Sus autores;

Napoleón Hill nació el 26 de octubre de 1883 en Pound River, Wise County, Virginia, EE. UU Carolina del Sur, EE. UU., 8 de noviembre de 1970) fue un escritor estadounidense. Es considerado el autor de autoayuda y superación más prestigioso de todo el mundo. Fue asesor de varios presidentes de Estados Unidos: Woodlawn Wilson y Franklin Delano Roosevelt. Su libro Piense y hágase rico (orig. Think and Grow Rich) es considerado como uno de los libros más vendidos del mundo. Napoleón Hill ha sido quizás el hombre más influyente en el área de logro personal de todo el tiempo. Su clásico Piense y hágase rico ha ayudado millones de las personas y ha sido importante en la vida de muchas personas exitosas incluso en la de W. Clement Stone y Og Mandino. Su cita más famosa era,

lo que la mente de hombre puede concebir y puede creer, puede lograr.

William Clement Stone (4 de mayo de 1902 – 3 de septiembre de 2002) fue un importante empresario, filántropo y escritor de libros de auto-ayuda. Stone acentuó usando una actitud mental positiva para hacer dinero para él y para millones de personas que leerían sus libros. En 1960, Stone escribió junto con Napoleón Hill el clásico libro de autoayuda “Hacía el éxito: una actitud mental positiva”. con ello los dos también fundaron la revista mensual con el resumen, titulado éxito ilimitado.

Los 17 principios:

 1.-  Una Actitud Mental Positiva.

2.-  Precisión de objetivos.

 3.-Recorrer kilómetros extras.

 4.- Exactitud de pensamiento.

 5.-Autodisciplina

 6.-Genio creador

 7.-Fe aplicada

8.- Una personalidad agradable.

 9.-Iniciativa personal

 10.- Entusiasmo.

 11.-Atención controlada.

 12.- Labor en equipo.

13.-Aprender de la derrota.

 14.-Visión creadora.

 15.-Dedicación de tiempo y dinero.

 16.-Conservación de una buena salud física y mental.

 17.-Utilización de la fuerza del hábito cósmico.

Os dejo algunos pensamientos que cambiaron mi actitud y por consiguiente mi vida,

El fracaso lo experimentan aquellos que cuando sufren una derrota dejan de seguir buscando ese algo más.

La grandeza está reservada para aquellos que adquieren un ardiente deseo de alcanzar altos objetivos.

Cuanto más se comparte, tanto más se tiene. Y, si usted comparte la felicidad con los demás, la felicidad crecerá, en su interior.

¿Tiene usted un problema? ¡Estupendo! ¿Por qué? Porque las repetidas victorias sobre sus problemas constituyen los peldaños de la escalera que le conducirá al éxito. A cada victoria aumenta su sabiduría, su situación y su experiencia.

No cometa el error de creer que, por el hecho de moverse frenéticamente de un lado para otro, es usted más eficaz y eficiente. No suponga que pierde el tiempo cuando lo dedica a pensar. La reflexión es la base sobre la que el hombre construye todo lo demás.

Su día consta de 1.440 minutos. Dedique un uno ciento de ese tiempo al estudio, la reflexión y la planificación.

Y se asombrará de lo que estos 14 minutos le reportará.

Porque le sorprenderá descubrir que, tras adquirir esta costumbre, se le ocurrirán ideas constructivas casi en cualquier momento o lugar en que pueda encontrarse: mientras lava los platos, mientras lee en el autobús o mientras se baña.

El hombre es el único exponente del reino animal que, mediante el funcionamiento de su conciencia, puede controlar voluntariamente sus emociones desde dentro, en vez de verse obligado a hacerlo así por las influencias externas. Sólo él puede cambiar deliberadamente sus hábitos de respuesta emocional. Cuanto más civilizado, culto y refinado sea usted, tanto más fácil le será controlar sus sentimientos y emociones… Si se decide usted a hacerlo.

Impóngase unas normas elevadas. Parece existir una relación directa entre la facilidad con la cual se alcanza un objetivo y la fuerza de su motivación…Cuanto más alto apunte en su objetivo principal, hablando en términos generales, tanto más concentrado será el esfuerzo que usted realice para alcanzarlo. La razón: la lógica le obligará a apuntar por lo menos a un objetivo intermedio, así como a otro inmediato. Por consiguiente, apunte alto.

Thomas Edison llevó a cabo más de diez mil experimentos antes de conseguir la lámpara incandescente. Pero tras cada derrota sufrida seguía buscando algo más, hasta que al final encontró lo que andaba buscando. Cuando lo desconocido se convirtió para él en conocido, pudieron empezar a fabricarse innumerables bombillas eléctricas. Para ello bastó con aplicar las leyes universales que siempre habían existido, pero que antes no se habían considerado aplicables a un invento concreto.

El pensamiento no es creativo a no ser que vaya seguido de la acción.

La grandeza es para aquellos que desarrollamos un ardiente deseo de alcanzar objetivos elevados

Su éxito o su fracaso al afrontar los problemas planteados por los desafíos del cambio estarán determinados por su actitud mental.

Para convertirse en un experto en cualquier actividad humana hace falta práctica… Práctica… Práctica.

Cuando uno sabe lo que quiere, es más probable que lo reconozca cuando lo vea.

Si se encuentra usted en el umbral del éxito sin poder franquearlo, trate de añadir algo más. No tiene por qué ser mucho.

El esfuerzo y el trabajo pueden resultar divertidos cuando se fijan unos determinados objetivos deseables

Tiene usted que ser lo suficientemente audaz como para pedirle a la vida más de lo que quizá considere que se merece en estos momentos, pues está comprobado que las personas tienden a crecerse para poder estar a la altura de las exigencias que se les plantean. Aunque sería extremadamente deseable que usted proyectara su programa desde el principio hasta el final, ello no siempre es factible. Uno no siempre conoce todas las respuestas a las preguntas que se plantean entre el principio de una gran empresa o un viaje y su final. Sin embargo, si sabe usted dónde está y dónde quiere estar y se pone en marcha desde donde está para dirigirse al lugar donde quiere estar, seguirá avanzando paso a paso, siempre que esté adecuadamente estimulado, hasta alcanzar su meta.

Si llegaste hasta aquí, tienes el éxito garantizado, puesto que tu deseo por conseguirlo te hace esforzarte, intentar y aprender.

Miguel Alemany

i